Home Frutilla Frutilla: ¿por qué es la fruta del amor?

Frutilla: ¿por qué es la fruta del amor?

January 23, 2019
Frutilla: ¿por qué es la fruta del amor?

Desde la iconografía del corazón, más semejante al fruto rojo que al corazón real, la frutilla se convirtió en un símbolo romántico. En este post te contamos cómo sucedió eso.

Desde la icónica escena del film 9 Semanas y Media, hasta la asociación del rojo con las pasiones se podría decir que el símil formal y de color hacen la relación inevitable, pero no siempre fue así.

La frutilla o fresa, como se la llama en otros países, no fue conocida por todos hasta que la expansión comercial del fruto hizo que se globalizara.

Entonces ¿desde cuándo data su asociación con la pasión amorosa? El antecedente del color rojo asociado a la intensidad es anterior a la relación del fruto con el amor y la sensualidad.

Desde el color de la sangre y el rojo incandescente que alcanzan los metales al fuego, además de las brasas mismas, es que desde tiempos inmemoriales se asocia lo colorado a las pasiones.

Frutilla: ¿de dónde viene esta tradición?

Cuenta la mitología antigua que Venus, la diosa del amor del panteón romano, estaba enamorada de Adonis.

Según dicen, Adonis era algo así como el Brad Pitt de la antigüedad. Por eso quedó inmortalizado en distintos cultos como el ícono de la belleza masculina.

Un día Adonís salió de cacería por los bosques y, herido por el colmillo de un jabalí, murió. Al encontrarlo Venus, desesperada en su amor, lloró largamente al lado de su amado.

Cuenta el mito que al caer las lágrimas de la diosa sobre la tierra se fueron convirtiendo en pequeños corazones rojos. Así nacieron las frutillas.

Los romanos

Esta leyenda, que se instaló en la mitología romana, proviene de antes, de tradiciones semíticas y griegas.

Los romanos dominaron el mundo antiguo mezclando su cultura con la de los pueblos dominados.

Entre ellos, tomaron principalmente elementos de las tradiciones helénicas (griegas).

La deidad del amor griega era Afrodita, quien fue convertida en Venus por los romanos.

De allí surge la palabra “afrodisíaco”, que se aplica a aquello que estimula los sentidos despertando las pasiones.

Sea cierto o sólo mitología el relato, es innegable que la frutilla con su color y aroma despierta los sentidos y nos induce al disfrute.

Con el tiempo, esta berrie se convirtió en un elemento casi obligado dentro de los rituales románticos.

Desde su forma acorazonada, su perfume y su rojo pasión (la frutilla es de la familia de las rosáceas, otro elemento simbólico del amor).

Pero sobre todo por su delicia, es que este pequeño fruto nos conecta con las experiencias placenteras.

Servidas frescas para acompañar un vino, con crema como postre, en dulces o en helado siempre serán la fruta del amor.

¿Sos fana de las frutillas? No te pierdas estas recetas. ¡Te van a encantar!

Mousse de Frutilla Light

Tarta Roja de Frutilla Sin Tacc

 

—–

Ph: Photo by Henry & Co. on Unsplash

Seguro te va a gustar